este es mi proyecto literario, o mi novela interactiva, o no sé bién qué... no sé si es una historia de mi vida, o de la de los que me rodean, o una historia de verdad. dicen que todas las novelas son autobiográficas, pero yo para eso tengo el otro blog; el caso es que la vida me trata bien, pero me marea un poco, y voy a intentar llevarlo a las letras, algo que siempre quise hacer. tú dirás si merecía la pena, o si tendría que haberme dedicado a ver más televisión

domingo, enero 08, 2006

tan lejos y tan cerca

para algunos, la vida es un continuo transcurrir de horas, minutos y segundos
yo, más humilde soy, y me conformo con que la onda que sale del último suspiro de un segundo me transporte mecido hasta el siguiente
Robe Iniesta (transcripción muy libre)






estoy solo en casa, y tú me acompañas

me acompañas siempre, mientras duermo y mientras vivo, estás lejos, en el frío, pero tu calor me alimenta por dentro

de aquí a unos días marcharé a un nuevo destino, una nueva ciudad, vieja para otros, pero nueva al fin y al cabo para mis ojos... y lejos de tí, aunque sólo nos separe un vuelo
sin embargo, no se acabó tu calor junto a mí por las noches, aún siento el tacto de tus pequeñas manos entrelazadas con las mías, mientras me preparo a seguir enfrentándome con esta aventura continua que es la vida

¿tengo miedo de partir, de dejar mi casa, que ya no es la mía si no estás tú? ni lo pienso, ni lo padezco, sólo trabajo; a veces hay que hacer un esfuerzo importante, pero la verdad es que los ojos se me cierran; no sería grave, sino fuera porque lo que se me cierra es la mente, y no puedo hacer el trabajo que me liberaría para dormir tranquilo, todo lo tranquilo que puedo dormir sin que estés tú a mi lado

Todo comenzó hace más de tres décadas, y todo comenzará en poco más de tres días. Parto para una de las ciudades blancas, junto al mar, donde la nieve convive contigo todo el año, y no se limita a mirarte desde las montañas. ¿Volveré a echarlas de menos? Seguro que sí, mis ojos se han hecho a los picos, a ver cómo la tierra intenta alcanzar al cielo, no sé si por envidia o por amor. Sin embargo, la felicidad está en los ojos del que miran, y seré feliz.

Tres días, tres horas de vuelo, dosmil quilómetros, dos semanas, año 2006. Cifras para evitar la acción de una aventura, que aunque comenzó hace tiempo, aún no ha comenzado para vosotros. Paciencia, sólo un poco más, y en la próxima curva del camino podréis uniros a mi viaje perpetuo.

0 charlas en el camino:

Publicar un comentario

<< Home